La página que no es de papel.

Un refugio que no pretende ser un lugar; solo palabras, puntos y algunas comas (las necesarias).

Un mundo sin atmósfera pero con nubes; sin cielo pero con luna, donde no existe el tiempo.

Un experimento de cosas ya descubiertas.

Una linda contradicción.

sábado, 25 de abril de 2015

cíclico.




Juan Carlos trabaja en la fábrica que produce elementos de hierro. Todos los días entra a las 9 y sale a las 6, cansado. Aquel martes, Juan Carlos no se distrajo hablando pelotudeces porque Martín, su compañero, faltó. Su mujer rompió bolsa a las 6 de la mañana y pidió la licencia a riesgo de perder el presentismo que le iba a servir para comprar el primer paquete de pañales. Ya vería de donde mierda sacaría la plata para eso. Juan Carlos, puedo terminar más piezas de las que entregaba todos los días, las mínimas indispensables, que eran las proporcionales a su sueldo.

En otra fábrica, pero de capital, Simón se comía un alfajor triple mientas ensamblaba. Como un autómata, miraba la tele de 14 pulgadas colgada de la pared y unía pieza con pieza, ya sin mirar sus manos, sino a Rial, y un culo, y a Ventura, y un par de tetas, y un chivo, y a Tauro, y otro chivo y a Rial de nuevo. La caja de proyectiles que entregó a las 14:36 fue la número 8 de la jornada. Usualmente para ese momento lograba sacar 7, pero como el excedente de material se lo permitió, supero sus objetivos y el jefe lo ascendería a supervisor en una semana. Ya era hora, después de 6 años ininterrumpidos de trabajo modelo y sumisión, un pequeño factor de poder, un mimo capitalista.

En la armería entró un flaquito medio raro. José lo vio por la cámara desde el cuarto de atrás y se apuró al mostrador. El pibe pidió balas, unas con una específica aleación. José le dijo la verdad, que no tenía. El chabón lo miró mal y cruzó la puerta del local mientras llegaba Ramón con las cajas de los pedidos de la semana. José le pidió, con amabilidad, que llame al joven que se acababa de ir ya que recordó que en el pedido estaba el producto solicitado. Santi, así se llamaba, pago con billetes arrugados y se llevó una cajita de 24. Se subió a una moto alejándose de la capital.

Miriam estaba cerrando la panadería al mismo tiempo que Juan Carlos sintió hambre; no había comido en todo el día. Martín era el que se ocupaba de hacerlo frenar. La interceptó justo y le pidió algo de pan para llevar, lo que quedase a esa hora. La puerta quedó abierta y dejó entrar el ruido de una moto que frenaba. El joven, con casco puesto y un chumbo en su mano les pidió todo. A él. A su jefe y a Martín. Miriam gritó. Y Santiago se asusto contrayendo su mano que efectuó por acto reflejo un disparo que atravesó a Juan Carlos de este a oeste dejando en el camino de arterias pedacitos de pólvora y hierro.


Al mismo tiempo que un balazo sonaba en Caseros y un celular llamaba a una ambulancia que hacía, al instante, sonar su sirena para tapar el ruido de una moto que volvía para la capital a toda velocidad, un niño gritaba por primera vez en la salita de un hospital y un flaco que se llama Martín pensaba que sería un lindo gesto llamar a su primogénito Juan Carlos, en honor a ese compañero de trabajo que tan poco hablaba, que cuando se hinchaba las bolas le gritaba, pero que a fin de cuentas era uno de sus pocos amigos. 


jueves, 23 de abril de 2015

limbo en 4 actos.




Prefacio:
Durante el viaje nocturno entendí
Que las nubes en la noche
Son sueños evaporados
Que se buscan desesperadamente, y cuando se encuentran
Se unen en abrazos de vapor,
Porque tienen miedo a la soledad en la oscuridad;
Las nubes del día me son aún un misterio.

I

Camino las noches de mi ciudad
Como un vampiro que quiere fumar
Las luces y sombras,
Baldosas y perros con insomnio…
Sé que en sueños te acercas a espiar
Te pones alas de frazadas
Y venís desde la capital.
Si mi ciudad hablase
Me quemaría cada paso
Y se reiría;
Un sonámbulo que camina en número áureo.

II

Tan lejos y tan cerca, diría Bono,
Tantos cambios, corearía Bowie
Pero, como dice Smith, los chicos no lloran
Y necesitan un poco de anarquía, como quería un tal John.
You love the words, but not the writter…
Me sé las rejas de memoria
Siempre fue la misma historia
Ir para volver
Crecer solo por crecer,
Porque al tiempo hay que ocuparlo
Y las células no saben frenar.
Intermezzo:
(Si hay un creador
Si hay historias que jugar
No lo sé
Solo me ocupo de respirar
Hasta que lo que pase, llegue a pasar).

III

Igual te espero,
Vos sabes
Hasta que se acomoden los planetas
Hasta que los arboles crezcan a la inversa
Y las raíces tapen el cielo,
Hasta que la telaraña construya el laberinto
Y el minotauro su curso de tejido
Yo te espero
Hasta que nos veamos a los ojos cuando nos enfrentemos a los espejos,
Y tus lágrimas salgan por mis pupilas…
Hasta que se queden rojos
Y la picazón nos haga reír.

III

Por eso hago tiempo
O el tiempo me hace a mí
En madrugadas espiraladas
En humos que forman galaxias
Que nunca vas a descubrir;
Voy y vuelvo a casa
Transacciones anónimas
En el silencio del que alguna vez cayó
Se esconde una pequeña verdad.
Vos sabrás que mientras vivamos
No todo estará dicho, ni resuelto,
como las nubes en el día. 


miércoles, 22 de abril de 2015

gritar fuego.




Algún día…
Voy a escribir la canción que todos canten
La que lleve dentro todas las emociones del mundo
Hasta que asfixien
Una caja de pandora
Para abrir a cualquier hora
Para susurrar hasta en los sueños…
Y que haga gritar en los estribillos
Y perder los estribos hasta a los más sumisos
Que encienda los fuegos…
Que hagan arder los juegos
Y que prenda los corazones
Para que dejen de estar apagados.
Que escupa verdades
Que abrace casualidades
Que deje pensando
Y bailando…

Quizás no sea esta
Quizás no sea hoy
Pero la semilla ya está puesta
En un vientre que vibra 

El primer latido de un corazón. 

lunes, 20 de abril de 2015

xy, pero un toque más allá.



Si empieza es porque terminó
Como la canción que le deja lugar a otra
En los oídos.
Como ese aroma que es un delorean
Y te lleva a aquel momento
Que creíste (iluso) haber olvidado
Dentro de un recuerdo que no quería despertar.
Si termina es porque se acabo la nafta
O porque alguien dijo basta, gritando al pasar.
 Como la canción que se agota en sí misma
De oírse repetir;
Te vi partir
A tu ciudad
Que es la misma que la mía
Pero más allá;
Si algo empieza es porque el tiempo se ocupa
De espacio a materia, de mantenernos en movimiento,
Un escalón más de una escalera que no lleva a ningún lugar
Y así andando, es como se va improvisando
Un camino que ningún cartógrafo se dedicó a registrar
Pero mientras,
Sin estar alertas
Somos los blancos de las flechas/cosas, que pueden pasar;
Te vi llegar
De algún lugar
Que estaba cerca de donde se reflectaba mi sombra (ilusa)

Pero más allá. 



domingo, 19 de abril de 2015

caracoles.




Era demasiado tarde
Para creer en el tiempo,
Pensó,
Y se dejó llevar por la inercia
Que era más convincente
Que el amor,
mientras guardaba su reloj en un bolsillo
que nunca más volvería a hurgar,
le dio una posibilidad más al beso,
solo para demostrarse
que estaba equivocado.




Здравствуйте. Я заметил, что этот блог читают достаточно из России. Это сообщение для вас, они получают идиоматически. Спасибо. Если вы читаете это, пожалуйста, говорит. Привет!

sábado, 18 de abril de 2015

el oportunidad.




Soy una oportunidad. Bueno, la verdad,  un oportunidad. Soy machito, que no se malinterprete. Antes de entrar en esta movida quería ser wing derecho en Estudiantes de la Plata. Pero nunca me probé, había que terminar el colegio… cosas que pasan. Así que acá estoy. Era oportunidad o call center. Después de fracasar de telefónico… aparecí en este rubro, oportunando hace 10 años. Estoy en blanco, no me puedo quejar, o sí…Siempre hay excusas para quejarse ¿o no? Empecé de abajo y no subí casi nada. Hay oportunidades que hacen carrera: le dan el pase a Messi para el gol del mundial, que lo sacan presidente a Obama… yo no, ni siquiera juego en la “c”: las oportunidades que hacen darse el primer beso (todos se acuerdan del primero, del 14 seguro que no, pero del primero… aunque haya sido descincronizado… se acuerdan todos). Yo… yo laburo en oportunidades básicas. La de probar un nuevo gusto de helado, tipo maracuyá granizado o de comprar una bici plegable. A veces fui oportunidad de agarrar por otra calle y encontrar 10 mangos en el piso. Eso. Nada más. Nada menos. Estoy estancado en lo chato y no creo que ascienda. Poca gente me busca y a fin de mes tengo que armar movidas azarosas para justificar el sueldo.  Para cargar en la planilla de Excel y que pase… sin penas… ni glorias… el kpi. Aún las autoridades no me descubrieron. Y eso en parte me jode. Me jode que nadie me busque. Que todos esperen que las cosas se den solas. Que se erosione la imaginación. Si soy mediocre es porque soy un espejo del momento, o porque la gente… gasta su tiempo llamando a call centers para quejarse de cualquier cosa; del pasado, de costumbre, de la existencia misma… antes de hacer un reclamo para que la señal les agarre… para decirle a alguien… que ni les importa, cosas que no valían la pena decir.  


31 enumeraciones (un mes anual no bisiesto)



Necesité 31 años (y contando) para entender que
Un silencio con mirada a los ojos vale más que mil palabras a mansalva
Que no hace falta velocidad para llegar, y que el caracol lo sabe en su don de paciencia
Y que una palabra puede ser, en sí misma, poesía (como epifanía),
Que la calidad cotiza mejor en el mercado ideal que la cantidad
Que un abrazo deseado vale más que mil orgías
Que el viento en la cara, en una bajada, es invaluable;
Que la música es el combustible del marcapasos de los latidos del alma
Que el pensamiento esconde en su disfraz de nobleza cierta crueldad cínica
Que solo los niños conocen la verdad, hasta que se pierden en la edad
Que el mundo es amplio simplemente porque quiere ser recorrido: su alimento son nuestros pasos, y dejamos huellas porque no tenemos raíces en los pies;
Que la magia existe y se manifiesta a su forma; nosotros, en nuestra limitada percepción podemos entenderla o no
Que los perros enseñan a los humanos a ser humanos
Que en las lluvias no hay que usar paraguas
Que todo es ahora (cuando estás leyendo esto) y que el tiempo no existe
Que el error es el motor de la experiencia y eso, en continuidad, hace a la existencia y escribe el guion de nuestras comedias y tragedias, que algunos escépticos llaman vida
Que somos más que nombres y palabras y que otro mundo vive dentro de los espejos
Que los ciclos ruedan pero no se marean
Que los trapecistas existen para recordarnos el poder (y el placer) del vértigo
Que las estrellas son los libros más sabios que existen aun sin palabras
Y que la imaginación está en peligro de existimación por tendencia a la estandarización, presa de su depredador la normalidad
Que la amistad es tan valiosa (la verdadera) que esta fuera de la regulación de leyes y magisterios; los excede.
Que uno no elige de quién enamorarse
Que conocerse a uno mismo es tan difícil que necesita de toda la vida… solo para entender la necesidad del hecho
Que reírse es mejor que el ibuprofeno
Que los detalles son los tornillos que mantienen ajustada la realidad
Que un recuerdo puede pesar más que un planeta
Y que frenar, un segundo, a enumerar 31 pensamientos puede salvar una vida
Que el mar es dios
Que las inundaciones existen para hacernos flotar
Que lo etéreo puede ser eterno

Que somos la memoria de los que ya no están 


miércoles, 15 de abril de 2015

galeanando.



El viento viene y trae
Los gritos de quienes no llegamos a escuchar
Desde más lejos de lo que la imaginación imagina
Esas fronteras que nadie dibujo en los mapas aún.
Quizás sean verdades,
Habrá que escucharlas antes de negarlas
El viento viene y trae
Sobras de huracanes
Y semillas para su nacimiento.
Y los molinos…
Que intentan detener
A los quijotes
Terminan traduciendo la energía
Que todas la voces
Emitían…
Los gritos son vientos.
El viento es de gritos
Y a veces soplan más fuerte
Porque realmente quieren ser escuchados.

Por eso vienen, por eso traen
sin que les importe donde queda el sur o el norte, este oeste.



lunes, 13 de abril de 2015

a Galeano.





Se van
Se van los mejores
Se va Saramago, se va Gabo
Y ahora vos,
Que nos queda
Quien nos queda
(aún Bayer, quedate un rato más Osvaldo, por favor);
Se borran los recuerdos de algún futuro
Soñando con cruzarme al poeta historiador
En un café de buenos aires o Montevideo
Pedirle una firma y un abrazo
Y la sonrisa de propina.
A ese que leí cuando salí de este país
Para adelantarme a la experiencia
El de la frase hipercertera de menos de 3 renglones
El que te hacia el humor, con remate de sonrisa amarga
Porque en estos suelos, la verdad, sangra
Y la tierra se abre para que brote
Que mierda que no estés más,
Sí, hay obra, y mucha, por suerte
Pero no es lo mismo que escucharte hablar
Diciendo coherencia tras coherencia.
Somos historias.
Vos me enseñaste
Y las busco en las baldosas, en las sombras
En los portales de los edificios
La tuya empieza y sigue hoy.
Pero hoy estoy triste. Que mierda que no estés más.
Cuanta juventud que se va con ese cuerpo de viejo adolescente sabio.
Fuiste el abrazo que se vio en el espejo que superó las distancias de lo que nunca fue.
Y hoy estoy triste
Y me obligo a un texto
Porque corresponde
No es el mejor, lo sé
Tampoco es el mejor de los días,
Pero hoy te haces leyenda, padre de historias…
Que descanses en paz, maestro hermano padre latinoamericano
sonriente loco rioplatense
te recordaré con tu sonrisa de erudito, 
que le habrás robado a Neruda de un poema, 
con la que volás hoy con tu alma;
  

Y que nos guíes desde el mito que hoy nace. 

te despedimos los mortales que quedamos
los simples hijos de los días, con una frase tuya:

"Pequeña muerte llaman en Francia a la culminación del abrazo, que rompiéndose nos junta y perdiéndonos nos encuentra y acabándonos nos empieza. Pequeña muerte, la llaman; pero grande, muy grande ha de ser, si matándonos nos nace."


nos quedará tu Fuego, charrúa Prometeo,
pero que mierda que no estés más,
militante de coherencias magias y verdades.