La página que no es de papel.

Un refugio que no pretende ser un lugar; solo palabras, puntos y algunas comas (las necesarias).

Un mundo sin atmósfera pero con nubes; sin cielo pero con luna, donde no existe el tiempo.

Un experimento de cosas ya descubiertas.

Una linda contradicción.

sábado, 18 de octubre de 2014

oeste.



Descubrir
El orden de las cartas mezcladas
Rutas que no están marcadas
Y que se esconden de los gps,
Descubrir pasadizos secretos en los rincones
Laberintos con o sin minotauros,
(Cóndores que ven desde el cielo)
Respirar aire nuevo
Jugar al juego
Que nos enseñaron a olvidar,
Volver a ser un humano
Volver a ser
Lejos de las ciudades,
Volver al principio del instinto
Con dos piedras en el bolsillo

Y cien por traer.


viernes, 17 de octubre de 2014

la última abeja.



Un niño escuchó el zumbido
Cerca de unas flores violetas
Perdió el miedo, y se acercó
Había escuchado que en el pasado
Existían insectos de oro alados
Que eran los que mantenían la vida.

Los ríos se habían secado,
No por culpa del sol,
Y las personas sobrevivían aun
Por un instinto intrínseco
Que hasta aquel día le había ganado la pulseada
A la razón.

Se acercaron los dos indefensos
El de dos patas y la que nadaba en el viento,
La última llevaba encima el sustento para su colmena
Que aunque ella no sabía, había corrido la misma suerte que los ríos
Destino fatal que pronto también tocaría a la vida.
Ya lo había dicho un tal Alberto, si las abejas desaparecen, estaremos muertos.

Y la curiosidad mató al hombre,
El pequeño se acercó hasta el límite del miedo
Y la abeja, amenazada emprendió su último vuelo,
Enfrentando su naturaleza noble de defensa
Clavo su aguijón en la piel del niño,
Y cayó rendida. Muerta.

El niño sintió la picazón,
Luego la alergia.
No existían ya los remedios, y no había barro cerca.
Cayeron los dos derrotados por el mundo,
Ese que de a poco se fue secando, por la ambición de los segundos.

Y murieron por su naturaleza
Los dos seres más nobles que quedaban en la Tierra.
Ningún panal volvió a formarse, no se ocupó ninguna cueva.
El planeta volvió a resetearse y mil millones de años después…

… todo comienza. 


y la miel... fue el mito,
del oro
que los nuevos alquimistas
intentaron redescubrir
en vano.


jueves, 16 de octubre de 2014

la breve e intensa historia de juan carlos.




Juan Carlos era un tipo normal. Tenía un laburo de 8 horas. Dos hijos. Iba a la cancha una vez por mes. Sufría el fútbol. Delante de la gente, cuando pasaba frente a una iglesia, hacia la señal de la cruz. Se dedicaba un asado algún día de sol, con culpa de poner la guita sobre el mostrador en la carnicería, comiendo austero, llenando lo que faltaba con ensalada, pero feliz de su ritual. Manejaba un Gol 1.6 y sacaba a pasear a su perro marca perro, soñando tener un golden retriber. Garpaba el alquiler con gusto metálico en la boca. Y era de centro izquierda, pero si Menem volvía… Tinelli ya le parecía vacío, pero lo miraba por las minas. En el tren ya tenía amigos. Se enfermaba 3 veces por año de gripe.
Juan Carlos no creía en la eternidad. Le parecía una palabra boluda.
No había tiempo para poesía. Mejor tener la garrafa al día. Juan Carlos amaba a su familia, por eso padecía.
Juan Carlos quiso jugar de 7 en Central Ballester, pero no corría tan rápido.
Y deseo camisas para navidad, pero solo le llegaron corbatas.
Juan Carlos nunca olvido esa película que fue a ver al cine de Belgrano con su mamá. Esa que ya no está… y esa que podría ver en netflix si pudiese pagar la cuota… y una tele… y esas cosas.

Y un día, el mundo de Juan Carlos cambió. Algunos le llaman… momento de lucidez.

Las calles eran verdes y grises. El perro corría. Nadie lo mató.
Y no hubieron guerras ni dólares ni culebras.
Esa magia surgió desde un control remoto, cuando por fin apagó la televisión.
Las puertas cedieron abiertas, y él las abrió.

No jugó en Central, pero metía 3 goles por partido en las canchitas de cemento.
Pidió cambiar la corbata por una boina.
Los perro marca perro no se enferman, no hay que gastar en tratamientos.
El Carlo nunca va a volver, por suerte.
Y para que tener netflix, si la vida está afuera.


Fin. Y comienza desde el principio. 


martes, 14 de octubre de 2014

escon/días.



Pasan los días
Y juego a las escondidas
Con la verdad,
Era lo mejor que podía pasar?
No hay lugar para arrepentimientos
Cuando cada segundo es un lamento,
No tiene sentido respirar.
Pasan los días
Y la primavera no llega
Aunque la marco en el calendario
Y le prendo velas…
Hay cosas que se hacen esperar
Al borde de tardar demasiado.
Será el amor
O jugar a los dados?
En algún punto es lo mismo
Porque se puede ganar o perder.
Y jugamos a las escondidas
Mientras sembramos las pistas

Para encontrar… 


domingo, 12 de octubre de 2014

la mejor canción del mundo.




Una vez soñé,
Y supe,
Que iba a escribir la mejor canción del mundo
Por intuición
La canción
Surgió
De lo más recóndito del corazón
Del tuyo y del mío
Era el desafío
Entender por qué vos sos
Por qué yo soy,
Y entendimos que existimos
Porque le damos cuerda a otros destinos
Constantemente,
En repeat.
Y hagamos la mejor o la peor
Le tiremos lanzas a un dinosaurio o domestiquemos unicornios
La canción está con nosotros
En infinito.
Repeat.

Más allá de todo entendimiento
En el origen mismo de cada sentimiento
Que fue abasteciendo la historia
Fuimos parias, fuimos héroes
Fuimos gente que con imaginación destruyó a las elites
En nuestras cabezas

Más allá del amor
Aun quedaba un reino
Al que cuesta llegar
A pie
Y no es poco
Meterle un gol al ángulo al arcoíris
No es poco
Tocar un eclipse con la punta de los pies
A veces podes no creer en la magia…
Pero es tanta
Que tarde o temprano vas a caer
En la trampa donde todos aprendemos a crecer.

Son palabras, sí, solo palabras
Pero quien habla
Llegó a entender que los sonidos
Dicen más que los silencios
Cuando tienen sentido.

Una vez intuí
Que tenía en mis dedos
La mejor canción del mundo
Y aunque le faltaba letra
La aposté en la ruleta
Y gane
Sin saber jamás, si fue cierta.
Si era la mejor.
Si era eterna.

Ahora está en repeat.


sábado, 11 de octubre de 2014

de cronopios y perfectos cromosomas.



Porque la vida es tocar una batería
Haciendo sonar las últimas notas del mundo
Antes del apocalipsis que nunca va a venir;
Es saltar para caer en lo profundo de un acantilado
Y terminar parado en la masa acuosa
De una pileta rocosa
Ileso
Iluso
Prematuramente presuntuoso
Es, para mí, la frase perfecta que nunca llega pero asoma
De cronopios y perfectos cromosomas,
Porque la vida es el límite
Que vamos corriendo
Con el codo borrando, y con el viento
Para adelante en constante
Movimiento.
Es volver en colectivo, dormido
Y pasarse de la parada
Es jugar al ajedrez con almas olvidadas
Dándoles la oportunidad de no vengarse.
Era dormir de a dos y ahora hacerle mimos a un perro
Es el constante cambio de libreto

Y mientras, para hacer tiempo
Te miro a los ojos
Y mientras, para hacer miradas

Te reinvento el tiempo. 



jueves, 9 de octubre de 2014

las cosas que uno hace cuando tiene tiempo de hacer cosas.





Ponele que tenes tiempo, ahora, y ves…
Las cosas que uno hace cuando tiene tiempo de hacer cosas
Son maravillosas y de muchos colores
Es lustrar aguijones,
Es como abrir cajones
Y descubrir unicornios que esperaban ahí
Es volver a la infancia
Al sol, a lo simple de la esencia
A estar en el pasto y ver los bichos que pasan,
Esos que olvidamos,
Por no tener tiempo de hacer cosas,
Es reentenderse, sentirse,
Es escribir sin parar;
Las cosas que uno hace cuando tiene tiempo de hacer cosas vienen aparejadas
De billeteras vacías
De espaldas sin mochila
De verdad.
Ponele que ya no le tengo miedo al futuro
A la estabilidad
A la soledad
Ponele que dejé de buscar, por así decirlo
Y soy libre.
Ponele lo que quieras, que así es como se arman los collages.





hay prosas que suceden.



Quise escribir una historia en prosa
Que contengan dentro de sí todas las cosas
Que nos hacen ser quienes somos;
Que tenga acción, amor y un nudo sin corbata
Pero no me salió. 
No sabía cómo empezar y me quedó pendiente el final.
No pude contra los arquetipos
Así que acá quedé
Vagando entre las posibilidades
De escribir una historia en prosa o componer tangos viscerales 
Y no tengo moneda para tirar al aire y que devele alguna suerte
Tengo los bolsillos vacíos de personajes y lugares comunes 
No quiero seguir abusando de la luna o del sol
De un amor del pasado o un futuro que aun no asomó
Son las paradojas que los jueves atacan a algunos que escriben
Tener ganas de crear mundos y personas
Pero no querer despertar a la musa mientras duerme,
Para que por la tarde esté de mal humor.


si crear mundos cuesta tanto...
pobre atlas, lo que debe ser sostenerlos. 



miércoles, 8 de octubre de 2014

incertidumbres.




Hay algo en el aire, en el cielo
Un presagio certero
Los tiempos van a cambiar.
Las calles ya no son las mismas
Para quienes caminan mirando al suelo
Y, a lo lejos,
Resplandecen los reflejos
De un futuro inevitable
Para quienes miran de frente;
Desde las costas se ven venir
Los galeones vacios
Buscando el agua dulce del rio
Como perros persiguiendo su rama
Agitando sus velas
Como colas desenfrenadas,
De felicidad.
Hay algo en el cielo, en el aire
Una señal inmutable
Que aunque aun no podamos descifrar
Nos va a conquistar, desde adentro,
A los que miran hacia abajo y hacia arriba

Por igual. 


lunes, 6 de octubre de 2014

etapas.




Cuesta caer
De nuevo a la tierra
Siempre escribí desde las nubes
Ahora, desde la realidad.
Y las fichas…
Tardan en caer en la consola
Pero soy feliz
Por la decisión que decidí
Es distinto
Cuando uno, con un marcador,
Dibuja su destino
Para bien o para mal
La suerte va a llegar
Tengo mis amuletos,
Y no quedaron conejos lisiados por eso.